miércoles, 4 de abril de 2012

Huevos poché con espárragos y salsa holandesa


Las últimas dos semanas han estado muy ajetreadas. Apenas vamos saliendo de un tremendo resfriado. El más pequeño de la casa está encantado conociendo las verduras y mamá apurada preparando las papillas; y por si esto fuera poco, otra vez tembló en mi querida ciudad.

La casa poco a poco va quedando, pero entre gente que entra y sale para tomar medidas, el trabajo y la organización del bautizo de nuestro retoño, las vacaciones no podían llegar en mejor momento.




Con tantas prisas la cocina se ha vuelto lo más relajada y sencilla posible pero siempre procurando apapachar a los míos en cada bocado. Esta vez además hemos aprovechado una maravilla de producto en una receta sencilla y con mucho sabor. Y para contarles del producto tengo que hablarles del 100.


El 100 es un mercado lleno de maravillas, productos locales y ecológicos donde todo es muy fresco. Es un proyecto muy bien pensado y establecido que incita a los consumidores a comprar las cosechas de los pequeños productores de la región, fomentando así los alimentos frescos y generando mayor desarrollo local.


Cada quince días se encuentran distintos productos y siempre de máxima calidad. Qué increíble es probar unas habitas apenas recolectadas, unos ayocotes fresquitos, las lechugas y los tomatitos recién cortados, y qué decir de los huevos: los pone la gallina en la mañana y en la tarde ya están en el plato. ¡Madre mía! ¡qué diferencia!



Si lo que tienen en casa son unos huevos tan frescos como los míos esta es la receta ideal. Los huevos poché son fáciles pero caprichosos. Dependen mucho de la frescura y calidad del producto pero si se tiene eso la receta está resuelta.

Depositarlos sobre un crujiente pan de centeno, acompañarlos de unos deliciosos espárragos y bañarlos con una sedosa salsa holandesa convierten unos humildes huevos en un platillo de primer nivel.




Receta aquí.

9 comentarios:

DULCE dijo...

Me has dejado con la boca abierta... es una delicia....bess

Inmaculada Fernández Díaz dijo...

Felicidades por tu bonito blog, he leido el título y me ha encantado, así es que me quedo para poder seguir tus rectas, un saludo.

Vito dijo...

Me quedo como seguidora, he estado viendo tu blog y me encanta, y llegado hasta aquí porque buscando blogs de cocina he leído "como agua para chocolate" y me he dicho mira el nombre de mi libro favorito unido a cocina que es una de mis pasiones tengo que verlo y me ha encantado, así que lo dicho me quedo por aquí y enhorabuena por tu blog, besitos desde España.

são33 dijo...

ADORO OVOS ESCALFADOS E NESSE PRATO ELES FICARAM PERFEITOS.
FELIZ PASCOA
BJS

Quezia Urbinati dijo...

Que lindo o seu blog,quanta receita deliciosa!estou te seguindo,se você puder,me siga,também tenho um blog de culinária.Beijos!

Claudia dijo...

Muchas gracias a todos por sus lindos comentarios. Me encanta compartir con ustedes y escuchar sus ideas.
No hablo portugués pero algo entiendo y estoy encantada de que me visiten. Muito obrigado!!

Sandra Singluten dijo...

Hola Claudia, ¡qué buena pinta! Me encantan tus recetas, ¡son geniales!
Pero tengo una duda, ¿de qué es el huevo ese que tiene pintitas? ¿Es de ganso?
Nosotros tuvimos patos cuándo éramos pequeños, pero un día se fueron volando...
Me gusta también como escribes.
Besitos y besotes.

Claudia dijo...

Hola Sandra,

Que gusto saber de ti. Antes que nada tengo que decirte que leí lo que llevas de tu libro y en cuanto salga lo tengo que comprar. Es maravilloso, escribes muy bien y tienes una imaginación enorme.
Respecto a los huevos que tienen pintitas y son mas grandes, son huevos de guajolote, que es como en México le llamamos a los pavos.

Muchos besos,
Claudia.

Cocinero Valenciano dijo...

Sencilla y a la vez apetitosa receta.
Se merece un diez.
Un saludo desde España

Publicar un comentario